MÁS PAUTAS: ¿PORQUÉ SE ADAPTA UNA OBRA?

En un artículo anterior analizamos el tiempo, la duración de un libro y cómo se traslada o se traduce esta magnitud a las secuencias de las películas. Existen casos paralelos como las obras de teatro, que duran aproximadamente lo mismo en pantalla que en el papel o en el escenario, una apreciación diferente a la del mencionado artículo “pautas de adaptación”.

Pero ¿cuál es la razón por la que se adapta una novela, obra dramática, comic o videojuego?. ¿Por sus posibilidades artísticas e intelectuales?. Quizá ¿por la simpatía o admiración que siente la productora cinematográfica o la persona que adquiere los derechos de la obra previa?.

port-00083-NBLas respuestas son sencillas y solo basta con repasar los últimos premios al guión adaptado de los premios Goya. O también los de los Óscars si queremos comparar unos galardones y otros.

En la edición del año 2010 se premió a Jorge Guerricaechevarría y Daniel Monzón por la adaptación de Celda 211, novela original de Francisco Pérez Gandul. O en la edición anterior el Goya lo consiguieron el fallecido Rafael Azcona y el vivo José Luis Cuerda por su traslación del libro de relatos Los girasoles ciegos, del también finado Alberto Méndez. En los dos casos se recurrió al encargo a dos guionistas solventes para que escribieran la adaptación con los directores de cada película.

En ambas historias se trata de novelas que pueden tener una representación dinámica en imágenes y que vienen avaladas por premios literarios de mayor y menor calado: el premio Silverio Cañada a la primera novela negra del año 2005 (Semana Negra de Gijón) y el Premio Nacional de Literatura y de la Crítica, entre otros, del mismo año para Los girasoles ciegos. Obviamente los productores no encargan adaptar libros escritos por profesionales poco conocidos en el mundillo literario, aunque en este caso ambos autores fueran prácticamente inéditos, pero los galardones literarios y una evidente capacidad de generar un guión más o menos ágil, propician la elección de sus argumentos originales.

Es decir, costará ver por el momento la obra de buenos escritores que no consiguen premios o no están en el hervidero mediático, salvando casos como en 2010, el entonces escritor novel David Monteagudo, cuya primera novela Fin cayó en manos de Alejandro Amenábar para ser producida. De hecho, la  película tiene ya un trailer a punto y fecha de estreno prevista para el 31 de agosto de este año 2012:

Pero lo habitual es usar a figuras solventes en literatura, cine y televisión como vemos en la larga lista que podrían encabezar, entre otros, autores como Stephen King, William Shakespeare, Agatha Christie, George Simenon, John Grisham, Arturo Pérez Reverte, Miguel Delibes, Juan Marsé, Almudena Grandes, Julio Verne, Emilio Salgari, J.K. Rowling, J.R.R.Tolkien…

La lista es amplia y ecléctica pero no desconocida precisamente. Resumiendo, quizá lo primero es acertar en listas de ventas o al menos en premios literarios. Luego, el productor decidirá, como el personaje que encarna Michael Lerner en Barton Fink (en el trailer pueden escuchar sus diálogos):

Jack Lipnick : Sólo estamos interesados en una cosa, Bart.¿Puede contar una historia? ¿Puedes hacer reír? ¿Puedes hacernos llorar? ¿Puedes hacer que nosotros queramos salir cantando la canción alegre? ¡Eso es más de una cosa! ¡Está bien!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s