BORN o cómo divulgar la Historia

Born es un largometraje dirigido por Claudio Zulian que se puede ver actualmente en salas de cine como Artistic Metropol. Es un buena oportunidad de comprobar cómo contar la Historia a través de escenas cotidianas. Más información sobre Born en esta reseña de Cinema ad hoc.

Bonaventura (Marc Martínez)

Bonaventura (Marc Martínez)

La secuencia de créditos con la que se cierra Born, muestra unas panorámicas sobre las ruinas de lo que posiblemente fue el antiguo barrio del Born (o Borne) en Barcelona. En off resuenan los pitidos, sirenas y motores de coches, acompañados de los gritos, murmullos y teléfonos de la gente que transita por una calle concurrida de la gran ciudad, en la actualidad. Claudio Zulian refuerza la tesis que ha desarrollado durante todo el metraje de esta forma, con la visión de los restos del pasado y el eco que nos rodea en el presente.

Una vez terminado el pase de Born, el director, acompañado de dos protagonistas (Marc Martínez y Vicky Luengo) mantuvieron una interesante charla acerca del proceso creativo y del rodaje de su película.

La primera secuencia de Born muestra a Bonaventura (Marc Martínez) vistiéndose con la ropa de un obispo. La imagen aparece iluminada con las llamas de una hoguera y el hombre es ayudado por su esposa (Núria Granell) Así comprobamos que se trata de una escena con tono de farsa y en la que los dos personajes expresan su vínculo marital por la forma en que se acarician. Al preguntarle a Claudio Zulian por este inicio, el director expuso que era una práctica repetida durante la época de carnaval o en algunas fiestas paganas, en las cuales se vestían de obispos o clérigos los hombres comunes. También refuerza la idea de una sociedad que trata de independizarse de los poderes que gobernaron las ciudades antes del siglo XVIII. Un intento de separarse de la iglesia, la monarquía y la nobleza.

9788497879385

Portada del libro

Según el realizador, la gestación de Born se origina a partir de un ensayo histórico escrito por Albert García Espuche, probablemente Una societat assetjada: Barcelona 1713-1714 (ed. Empúries) En base al encuentro del escritor con el cineasta, se inspirará en tres personajes que sí existieron en aquella época. Los dos hermanos protagonistas: Bonaventura, un calderero, seguido de Mariana, una cortesana viuda. Y en el tercer vértice del triángulo, Vicenç, un rico comerciante. Pero fuera de lazos afectivos y comerciales, si algo los une es la forma en que se mantienen como “empresarios de sí mismos”, personas corrientes algunas o influyentes otras, que son conscientes de su individualidad.

Esta forma de plantear el guión le permitió al equipo profundizar en una etapa histórica que tiene sorprendentes paralelismos con nuestro presente, dando resultado a un guión de ficción muy verosímil que no descuida un trabajo muy documentado en todos los aspectos técnicos y artísticos.

Aunque el rodaje duró exactamente “tres semanas y una hora” como recalcaron el director y los actores, la preparación del proyecto le llevó más de tres años a su autor, que además de firmar el guión y dirigir, es el productor ejecutivo. Sobre esta multiplicación de las tareas le preguntaron si estaba cómodo al poder supervisar mejor el proceso, a lo cual Claudio Zulian respondió que lo mejor es poder escribir el guión y el proceso de rodaje y montaje, pero que la cuestión productiva es un trabajo más árido y que requiere un esfuerzo que él llevó a cabo porque era necesario para sacar adelante la película, pero que le resultó agotador.

Después de un rodaje tan acelerado, ya que la película se rodó en la mitad del tiempo que suele rodarse una producción media española en estos momentos –en torno a cinco o seis semanas- los intérpretes ensayaron desde mucho antes, intensamente, junto al cineasta. Esto ha facilitado el resultado final que observamos en escena, con un trabajo de su elenco muy compenetrado, naturalista y fluido. Una inmersión total desde un punto de vista más expresivo, corporal e incluso de motivación previa, como aclaró Marc Martínez, que se inspiró en sus propios antepasados familiares para componer a Bonaventura. O a un nivel más instintivo, como nos contó Vicky Luengo, para su papel de Mariana, una mujer que a pesar de vivir en las primeras décadas del siglo XVIII, resulta muy fácil de comprender con nuestras costumbres modernas. Facilidad que añadida por los diálogos y capacidad dramática de su personaje, ampliamente documentado en las cortesanas que aparecen descritas en las novelas y los libros del siglo XVIII.

Mariana (Vicky Luengo)

Mariana (Vicky Luengo)

Otro elemento crucial es lo física que resulta la película en todos sus apartados. En primer lugar con las actuaciones, ya sea por las acciones y actitudes de los personajes. Y también por un erotismo que se muestra con delicadeza y sin efectismo, una forma muy adecuada de apoyar más el trabajo naturalista que también se completa con el tratamiento del vestuario lustroso o ajado según los usos de cada personaje. En segundo lugar por aspectos como el maquillaje, detallista y asimilable para la higiene que se podía mantener entonces. Y en tercer lugar por la ambientación de los decorados en los que sucede la historia y la luz que los envuelve o que se esconde en sus rincones.

Marc Martínez añadió que en los treinta años que lleva trabajando como actor, nunca había participado en un rodaje que se pudiera mantener vestido como su personaje durante la jornada completa, y sin hacer retoques sustanciales de maquillaje ni peluquería, porque la idea era que tuvieran una comodidad física con los ropajes y que se ensuciaran igual que si los llevaran puestos en el año 1710.

Escena de Born

Escena de Born

Lo más destacable de Born es la fuerza que tiene una película de época que nos habla tanto de nuestros ancestros como de nosotros mismos. Para conseguir esta cercanía el cineasta insistió en llevar a cabo un trabajo de acercamiento de la Historia con mayúsculas, situándola dentro de las alcobas, las cocinas y las calles en las que transcurren los avatares de estos personajes. Redundando, en ir desde la historia menor hasta llegar a la Historia. Así ha sido posible un trabajo de documentación exhaustivo que les ha permitido encontrar sucesos que no imaginábamos corrientes en el año 1700, como pueden ser los desahucios, los alquileres de precio elevado, los intereses comerciales y la corrupción. Y que hacen más sencilla y creíble la recreación de la época.

Las influencias cinematográficas del realizador abarcan el cine asiático y el europeo, desde el neorrealismo italiano hasta el cine de componente histórico que se conoce de lugares como Taiwán o Rusia. Entre los autores citados por Zulian están Hou Hsiao-Hsien, Aleksnder Sokurov, Roberto Rossellini y, más lejano en el estilo, Michelangelo Antonioni.

Completamos esta crónica con los otros elementos que mencionó el director, en los que se apoya la trama de Born. Uno es el dinero, que afecta las vidas y sucesos que acontecen en el largometraje. Y el otro es la capacidad de supervivencia de los personajes. Visto lo cual, las cosas no han cambiado mucho después de trescientos años.

Soldados (Born)

Soldados (Born)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s